RSS Feed

septiembre, 2014

  1. MEMORIA HISTÓRICA EN SUECA

    septiembre 3, 2014 by valencia

    Este 24 de agosto se celebraba en París el 70 aniversario de la liberación de la ciudad de la ocupación nazi. Aquel 24 de agosto de 1944 la 2a División Blindada de Leclerc tomaba el Ayuntamiento a las 21.22 y fue la compañía La Nueve, compuesta en su mayoría de republicanos españoles exiliados capitaneados por el capitán Dronne y Amado Granell, la que comunicó al alto mando que “Misión cumplida”. París era libre y todas las campanas de la ciudad repicaron al unísono.

    Amado Granell, nacido en Burriana en 1898, salió de España en 1939 rumbo a Orán a bordo del Stanbrook y, tras años de lucha y exilio en Francia, laureado con la Legión de Honor, volvió a su país. En 1972 murió en un trágico accidente de carretera en el término de Sueca. 70 años después de la liberación de París, este domingo 24 de agosto de 2014 y convocados por la Operación Stanbrook, cerca de medio centenar de personas hemos ido al cementerio de Sueca- donde descansan sus restos- a rendirle un merecido homenaje. Vecinos y amigos de Sueca, de Valencia, incluso de Alcalá de Henares, miembros de la Comisión Stanbrook y de la FUE y algún compañero Iai@flauta como Juan (el incombustible) o Marie. Marie quería demostrar con su presencia, algo que sabemos… que no fue el pueblo francés el que olvidó a La Nueve sino los poderes fácticos.

    Amigos y hermanados en un emotivo acto de reconocimiento a un héroe español que mereció la portada del periódico francés Libèration bajo el titular “Ils sont arrivès!” (¡Llegaron!) con la foto de Amado Granell, aunque descrito como soldado americano por el uniforme que llevaba y sin pararse a indagar más. La comitiva ha depositado 9 claveles rojos en su nicho y Rafa Arnal ha interpretado el Himno de Riego con su acordeón. Después, nos ha dirigido unas palabras recordando a Amado Granell y su trayectoria para acabar con un: “Visca la Memòria Republicana”, “Honor i llarga vida a la seua memòria” “Visca la República”

    Más tarde, Abel Puig, presidente del “Fòrum per la Memòria Històrica Virtudes Cuevas de Sueca”, nos ha hablado de esta mujer- nacida en Sueca- y de su marido, Alberto Codina, también exiliados republicanos, miembros de la resistencia en Francia e internados en campos de concentración nazis, nos ha llevado al nicho donde reposan sus restos y nos ha hablado de un interesante proyecto de crear en Sueca un Centro de la Memoria Histórica y del Exilio con sede en una casa que Virtudes Cuevas dejó a la ciudad. Luego nos ha acompañado a lo que fuese fosa común de los fusilados en Sueca, una gran lápida con una paloma de la paz, con sus nombres y lugar de procedencia que colocó el Ayuntamiento de Sueca en 1977. Un vecino de la ciudad nos comentaba a la salida que, de niños, iban a sacar balas de las paredes del cementerio. Esas paredes de cementerio que, en todos los pueblos y ciudades de este país vieron caer a tantos hombres y mujeres que solo habían defendido la libertad y la legalidad de las urnas.

    Y, antes de salir, no podía faltar la visita a la tumba de Joan Fuster, el que tanto hizo por la cultura y la lengua de nuestro país. Esa ha sido nuestra última parada antes de irnos con la sensación de haber cumplido, en la medida de lo posible, con nuestro deber y nuestra lucha por la Memoria Histórica