RSS Feed

LUCHANDO POR LAS PENSIONES

28 junio, 2013 by valencia

Esta mañana, hemos mostrado nuestro rechazo a la enésima reforma del sistema de pensiones que quiere imponernos el poder económico.  Hemos realizado una Travesura en el Instituto Nacional de la Seguridad Social de Valencia, con un apoyo total de los usuarios y una semi indiferencia de los empleados. Los que no han sabido comportarse, han sido los empleados de una compañía de seguridad, que su trato no ha sido ni profesional y ni mucho menos educado. Nuestro manifiesto para la ocasión decía:

PENSIONES PÚBLICAS DIGNAS

No a la reforma de las pensiones

Ya nos opusimos en su momento  a la reforma pactada entre los CCOO y UGT y el gobierno, posteriormente validada por el Parlamento. Dicha reforma supone de hecho una reducción de las pensiones además de una prolongación de la edad de jubilación. Basta con echar un vistazo al panorama laboral para pensar cuantas personas tendrán a los 67 años más de 38 de cotización, que sería lo que permitiría obtener la máxima pensión correspondiente a su base de cotización.

 Ahora exigen un nuevo cambio que presentan como inevitable. Con su maestría para retorcer el lenguaje nos dicen que la reforma se hace para garantizar las pensiones, que supuestamente están en peligro. De paso deslizan la idea de que sería conveniente la suscripción de un plan privado de pensiones. Para justificar todo ello acuden a los “expertos”, que curiosamente tienen en su mayoría intereses en el sector asegurador.

Hablan de sostenibilidad del sistema, de ligar la cuantía de la pensión a la esperanza de vida, de finiquitar la clausula que asocia la subida de las pensiones al coste de la vida. En resumen: pensiones más tardías (más allá de los 67), con más años de cotización (más allá de los 38), más reducidas y disminuyendo progresivamente en función de la esperanza de vida. A los futuros pensionistas les ofrecen la posibilidad de completar con un plan de pensiones privado, es decir de reducir su salario actual en aras de conseguir una pensión digna en el futuro. Eso sí ellos a través de las aseguradoras y los bancos gestionarán nuestros ahorros con los que especularán, si ganan bien para ellos y restos para nosotros, si pierden perdemos nosotros.

El discurso forma parte de la misma mentira neoliberal, es evidente que las pensiones forman parte de un sistema solidario según el cual las generaciones que trabajan contribuyen con una parte de sus rentas para que las generaciones que ya no pueden hacerlo reciban una pensión digna. Por tanto se han de tener en cuenta tanto los ingresos como los gastos. De forma interesada sólo se habla del previsible aumento de los gastos pero nada de los ingresos, ¿por qué? La respuesta es simple, para aumentar los ingresos es necesaria una reforma fiscal que reduzca los impuestos a quienes realmente los pagamos y los aumente y obligue a pagarlos a quienes no los pagan, un aumento de las cotizaciones sociales que está ligado a la cuantía de los salarios, y desde  luego un aumento de los niveles de empleo. Ningún sistema de pensiones es viable en un contexto de desempleo, salarios bajos, precariedad y pobreza.

Esta es la cuestión, la reforma de las pensiones no es ajena a la reforma laboral que destaca entre sus logros su capacidad para destruir empleo, precarizarlo y reducir los salarios, tampoco lo es a los recortes en servicios básicos como educación, sanidad y dependencia, ni tampoco a la manifestación más cruel de la ofensiva neoliberal el drama de los desahucios, la exclusión social y la pobreza.   

Nada es fruto de la casualidad, la situación actual no es fruto de una crisis imprevisible, ni de que hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades. Es una crisis provocada con el único objeto de acabar con un modelo social fruto de siglos de luchas y conquistas sociales, servicios públicos universales, pensiones, derechos sociales, negociación

colectiva deben ser eliminados en beneficio de una minoría insaciable que domina todos los poderes, tanto económico como político. Ellos lo tienen claro, los recursos son limitados y los quieren todos, en los últimos años el diferencial de riqueza no ha hecho más que aumentar a favor de una minoría cada vez más reducida y en contra de una amplia mayoría. El cuento de que hay una oportunidad para cualquiera que la merezca es falso, y si hay dudas ahí está la política de becas. Pero una  mayoría estamos convencidos de que hay una alternativa y construimos un espacio de lucha colectiva que supere la resistencia podremos frenar una dinámica que nos devuelva a una sociedad que creíamos superada.

Las alternativas  no pasan por pactos de Estado para someterse a los dictados de la Unión Europea, ni pactos sociales que certifiquen la política devastadora del gobierno, la patronal y la banca a cambio de una velocidad más lenta en un camino sin retorno al abismo. Las alternativas pasan por la movilización y la construcción de un frente capaz de transformar las aspiraciones de la mayoría en un giro radical de la política social. La negociación colectiva, los servicios públicos universales y las pensiones públicas  deben ser bastiones innegociables.


1 comentario »

  1. Juan dice:

    Una de las travesuras que pusimos en marcha los iaioflautas en la delegación de la Seguridad Social en la calle Pélayo, esta fue la 2ª. Aunque los seguratas se opusieron léimos nuestro manifiesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *